Farah AlShaikh descubrió su amor por el senderismo por accidente

Nunca tuvo tiempo para ponerse en forma, pero ahora Farah está compitiendo para convertirse en la primera mujer kuwaití en escalar las siete montañas más altas del mundo. Particularmente impresionante teniendo en cuenta que le tiene miedo a las alturas.


"Comencé por accidente y le doy crédito a uno de mis amigos", dice. "Lo veía en Instagram haciendo estas excursiones; siempre quise ir pero nunca tuve el tiempo. Luego, una vez me envió un mensaje que decía '¿Por qué no vienes?' Era una fiesta nacional en Kuwait, y yo estaba libre, así que me inscribí para ir".

 

Antes de la excursión, Farah –que ha trabajado en Siemens durante cinco años– se consideraba razonablemente en forma. Nunca hizo mucho ejercicio, pero esperaba poder seguir el ritmo del grupo. Sin embargo, no todo salió según lo planeado. "Fue una gran llamada de atención. No pude hacerlo. Estaba muy cansada cuando subimos al pico más alto, apenas podía llegar a la mitad. Estaba completamente sin aliento". Derrotada y desinflada, podría haber trazado una línea en toda la experiencia y abandonar sus botas de montaña para siempre. Pero, ella decidió actuar – y rápido.

Decidida a cambiar su vida

Al regresar a su hogar en Kuwait, se unió al gimnasio y comenzó a entrenar cinco veces a la semana. A pesar de su apretada agenda de trabajo, hizo tiempo para excursiones regulares de fin de semana y revisó por completo su dieta. "Pesaba casi 100 kg", dice ella. "Ni siquiera podía correr. Nunca olvidaré tener que hacer la prueba de aptitud en el gimnasio. Apenas podía hacer 34 segundos de trote continuo en la banda sin fín".

 

Ella se propuso el último reto. Junto con un grupo de amigos, hizo un pacto para escalar las siete montañas más altas del mundo. Es un reto que ninguna mujer kuwaití ha logrado. "Ahora hay varias mujeres que están avistando ese objetivo", dice ella. "Veamos quién lo logra. A pesar de todo, realmente no hace la diferencia si eres el primero o el segundo, pero el hecho de que muchas mujeres logren esto es genial. Es realmente histórico y seguro sería un logro del cual sentirse muy orgulloso".

 

Farah se ha dado a sí misma cuatro años para completar la misión. No es poca cosa, incluso para los aventureros más experimentados. "Es un poco extremo, pero es una meta. Trabajamos con algunas organizaciones internacionales para encontrar el mejor plan para las personas que están comenzando. Es una meta ambiciosa, pero es completamente factible", dice ella.

 

Farah ha coronado dos de las siete montañas: Elbrus en Rusia y Kilimanjaro en Tanzania. También tendrá que enfrentarse al Everest en Nepal, al Aconcagua en Argentina, al Denali en Alaska, al Vinson Massif en la Antártida y al Carstensz en Indonesia.

Realmente puedes hacer cualquier cosa. No es un cliché; tu realmente, en serio puedes. Simplemente hazlo, tómate tu tiempo y sucederá.

Farah AlShaikh

El reto hasta el momento

No ha sido fácil, especialmente porque Farah lucha contra el miedo a las alturas. "Ni siquiera sabía que le tenía miedo a las alturas porque nunca subí a nada alto", dice ella. Cómo han cambiado las cosas.

 

Cuando se acercaba a la cima del monte Elbrus, se sintió abrumada por el miedo cuando un sendero nevado se hizo tan angosto que era imposible colocar los dos pies uno al lado del otro. "Pensé – 'Esto no es normal'. Entonces piensas – 'Está bien, puedes hacerlo, da un paso a la vez y simplemente muévete'. Tengo este miedo a superar en cada excursión, pero espero que mejore con el tiempo", asegura.

 

Con la ayuda de su guía de montaña, lo logró. Pero esa noche, no pudo dormir debido a la adrenalina que bombeaba a través de su cuerpo. "Nos estábamos congelando, no podía sentir las puntas de mis dedos y tenía tres capas de guantes puestas. Estábamos en la capa de nieve y tenía los auriculares puestos solo para escuchar una canción repetida – No podía cambiar la canción porque estaba usando estos mitones enormes". Se quedó allí pensando, "¿Qué estoy haciendo aquí? ¿Por qué? Puedo ir a cualquier parte. Puedo sentarme en las Bahamas y aquí estoy. Hace frío y no sé qué va a pasar, pero está bien". La sensación de logro cuando llegó a la cima de la montaña más alta de Rusia hizo que valiera la pena, además, ahora sabe cada palabra de la canción; "Aleluya" de Logic.

Cambia tu vida

Farah muestra lo que se puede lograr si pisas tierra nueva. Agarrar nuevas oportunidades no la desconcierta; ella prospera frente al cambio. Lo mismo pasa en su rol profesional como Jefe de Gestión de la Cadena de Suministro y Gestión de Instalaciones en Siemens, Kuwait. Sus responsabilidades incluyen apoyar a las divisiones comerciales para adquirir materiales o servicios, desde papelería hasta transporte, logística para transformadores y carga para contenedores o mano de obra.

 

Cuando se le preguntó sobre el aspecto favorito de su rol, dice: "En realidad, cada día es diferente y nunca tienes el mismo tipo de problema o desafío – tu curva de aprendizaje es excelente". Después de cinco años con la compañía, ella se deleita con el hecho de que ningún día ha sido igual.

 

Para Farah, el éxito se refleja en esta capacidad de cambio y progreso. "El éxito es si estoy haciendo algo que me encanta hacer, y estoy satisfecha de dónde estoy y de lo que estoy haciendo – y me siento como yo soy. De hecho, estoy haciendo algo donde hay una diferencia por hacer, y no es solo una rutina", dice. Finalmente, ella conquista su trabajo de la misma manera que conquista las montañas –con determinación fiera, empuje y disciplina.

 

¿Su consejo para alguien dispuesto a probar algo nuevo? "Realmente puedes hacer cualquier cosa. No es un cliché; tu realmente, en serio puedes. Simplemente hazlo, tómate tu tiempo y va a suceder".



Farah AlShaikh es Jefe de Gestión de la Cadena de Suministro y de Gestión de Instalaciones en Siemens, Kuwait. Ha trabajado en Siemens por más de cinco años.